¿Estás pensando en hacerte una cirugía para agrandar el pene? Es normal estar preocupado por este tema, ya que en nuestra sociedad suele haber mucha presión por el desempeño sexual del hombre. De hecho, una encuesta demostró que un pene largo y grueso les suele dar más placer a las mujeres aunque por lastima digan lo contrario ante los hombres.

Mientras que la cirugía de alargamiento del pene es una manera para aumentar el tamaño del pene, es importante tener en cuenta los detalles prácticos del procedimiento antes de decidirse por ella.

¿Qué implica la cirugía para aumentar el pene?

cirugia del pene

Para empezar, la cirugía de alargamiento del pene es un procedimiento ambulatorio que requiere anestesia general o sedación y dura aproximadamente una hora para completarse. El paciente puede experimentar molestias durante y después del procedimiento, pero esto puede ser controlado usando medicamentos para el dolor. Normalmente, puede que tenga que ir a chequearse dos o tres días después del procedimiento sólo para estar seguro de que todo está bien.

Tipos de cirugía

En términos generales, hay dos categorías de cirugía de alargamiento del pene: cirugía para aumentar la longitud del pene y la cirugía para aumentar el grosor del pene. El aumento de la longitud del pene normalmente consiste en cortar los ligamentos suspensorios de modo que el pene cuelgue más abajo. La cirugía para aumentar el grosor del pene por lo general implica la inyección de silicona, o injertos de grasa en el pene de manera que se vuelva más ancha de lo que era antes.

Conceptos erróneos

  • Estos procedimientos no te darán un pene enorme, ya que usualmente el aumento suele ser de 2-5 centímetros.
  • En muchos casos, el problema del tamaño del pene suele ser un problema psicológico, ya sea de la mujer o el hombre.
  • Vale la pena señalar que algunos hombres se hacen cirugía de ampliación masculina cuando en realidad no lo necesitan.

Peligros de la cirugía

  • Es importante tener presente que el procedimiento generalmente es arriesgado, ya que aún no se ha aprobado por las principales organizaciones médicas en el mundo. Precisamente por esto, no se debe realizar en personas que padecen afecciones médicas graves, como la alta presión sanguínea o diabetes.
  • Después del procedimiento el pene,el pene puede apuntar hacia abajo cuando está erecto. El procedimiento también puede dejar el pene con forma irregular y grumosa.
  • Hay que anticipar la hinchazón del pene dos semanas después del procedimiento. La contusión puede ocurrir, aunque no hay dolor durante la erección en este periodo. Por suerte, la medicación controla estos efectos.
  • Por supuesto, siempre existe el peligro de que el procedimiento no tenga éxito, y de hecho, puede terminar con un pene más pequeño que antes debido a la cicatrización.

¿Hay alguna alternativa segura?

La cirugía para agrandar el pene es costosa y es un procedimiento quirúrgico muy controvertido. Puede ser una solución para aumentar el tamaño del pene, pero también se corre el riesgo de infecciones, daños nerviosos, la dificultad para lograr una erección, y la reducción de la sensibilidad, entre otros efectos secundarios.

Por esa razón, un procedimiento quirúrgico para ampliar el pene requiere una decisión bien pensada. Usualmente, sólo se recomienda en casos extremos en que el tamaño del pene es tan pequeño que unos centímetros pueden marcar una diferencia, como en el caso de un micro-pene.

Si te interesa leer acerca de otro método natural y seguro llamado jelqing, te recomendamos ver este artículo sobre como agrandar el pene con métodos naturales y seguros.