Seleccionar página

Un pene saludable es vital para garantizar el buen desempeño sexual. A continuación te brindamos algunos consejos que mantendrán a tu amigo en forma para que puedas satisfacer sexualmente a cualquier mujer.

Mantén tus erecciones en forma

Cada vez que te levantes con una erección, puedes sentir la tranquilidad de que tu pene está en forma. El músculo del pene debe recibir oxígeno a través del flujo sanguíneo que hace que se ponga erecto.

Si los hombres no experimentan erecciones normales, el tejido del pene puede llegar a ser menos elástico y reducir el tamaño, lo que podría hacer que el pene se vuelva uno o dos centímetros más corto.

Por dicha, hay ejercicios que ayudan a mantener un flujo sanguíneo saludable en el órgano masculino.

Evita el uso de alcohol

El consumo excesivo de alcohol no solo es malo para el hígado, sino también para la salud de tu pene. La capacidad de un hombre para tener una erección se ve obstaculizada por el consumo de altas dosis de alcohol, o la concentración de alcohol en la sangre por encima de 0,08.

La deshidratación asociada con la bebida provoca menos volumen de sangre y un aumento de la angiotensina – la hormona asociada con la disfunción eréctil.

Sin embargo, para algunos hombres, especialmente para los hombres más jóvenes, el consumo excesivo de alcohol puede reducir su ansiedad y facilitar las erecciones.

Los fumadores y las arterias del pene

Es un hecho conocido que fumar cigarrillos contribuye al desarrollo de la aterosclerosis, o la acumulación de placa dentro de las arterias. Los cigarrillos obstruyen las arterias del corazón, incluyendo las que llenan el pene con sangre durante la erección.

Los productos químicos tóxicos en el humo del cigarrillo pueden dañar los vasos sanguíneos, ocasionando la disfunción eréctil. Fumar también puede causar daño en los tejidos del pene, lo cual afectará la capacidad del pene para funcionar normalmente.

Disminución de la sensibilidad del pene

Una disminución en la sensibilidad del pene es completamente normal para un hombre a medida que envejece. La sensibilidad del pene es una disminución en la cantidad de estimulación que un hombre es capaz de sentir.

La sensibilidad comienza a declinar a partir de los 25 años. La mayor reducción de sensibilidad se observa en aquellas personas entre 65 y 75 años de edad.

De acuerdo con el departamento de psicología de la Universidad de Texas en Austin, la disminución relacionada con la edad en la libido se suele atribuir a una disminución en los niveles de testosterona y los cambios en la sensibilidad del receptor de andrógenos.

Higiene del pene

La piel del pene es un ambiente ideal para que las bacterias se multipliquen, por esa razón es importante poner cuidado a su limpieza diaria. Te recomendamos leer estos consejos para mantener tu pene limpio y sin mal olor.